Musical

Yo iba caminando y hablando como un dibujito animado.

Andábamos sonriendo por el camino de las constelaciones, donde precisamente la noche anterior habían violado a alguien. Era de día, pero por dentro era siempre de noche.

Yo quería caminar ancestralmente, hablar en jeroglíficos, caminar de costado.

 

Creo que íbamos saltando cada tanto, en puntitas de pies, como si la vida fuera un musical que representase a la nada misma. Porque la vida, después de todo, era la nada misma. Un lobo que se me representaba sonriendo antes de comerme con bombones y frutillas.

¿Por qué siempre en Disney hay tambores, bombos y platillos? ¿Acaso es así la vida, que por fuerza de ser bulliciosa no se conforma con el caos? De nuevo pensé que era el ruido de los padres. Teatralicé, psicodramaticé a mis padres. Yo hablaba y hablaba pero nadie me entendía, aunque se reían, porque hasta a mí mismo me parecía chistoso, cada vez que decía “platillos”, aparecían personajes tragicómicos con bombos, trompetas y platillos. (¿Acaso mi vida no era una tragicomedia?)

Vibrante como la encarnación del paroxismo, seguí danzando y cantando con movimientos absolutos.

 

Bufón de todos, agujero negro como ninguno, me fui caminando y saltando y sonriendo y llorando a eso que llamábamos vida. Fui flotando pero también caminé como un antiguo, de costado.

 

(¿Fin?)

 

Ricardo H. Ortiz

 

Anuncios

MELODÍA

Amor... I love you!!! - by Jônatas Cunha (image via Flickr)

 

 

Besos,
tumor-poesía;

la mente está en cama,
por veneno y labia,
por falsa valía.

 

-No te vayas hoy mi amor,
-por qué?
-por qué?
-por qué no?!

-Y que no te vayas hoy
-por qué?
por qué?
por qué ?
-qué se yo!

 

Besos,
brutal poesía,
derramas migrañas,
diamantes y lava,
furiosa osadía.

 

-No te vayas hoy mi amor
-por qué?
-por qué?
-por qué no?

-Y que no te vayas hoy
-por qué?
-por qué?
-por qué ?
-qué se yo!

 

Besos…
Besos…

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

 

Enhanced by Zemanta

Poe-sí-ahhh

Tu nardo es como una uva.
Y es mi luz tu tambor.

* * * * * * *

Tu amor es
como una pastilla de gamexán
para mis sentidos

* * * * * * *

En la fábrica de almas
decidieron lanzar mi ser
como un modelo de prueba.

* * * * * * *

Las risas de papel tántrico giraban sangrientas.

Yo levito llorando mientras grito huracanes en sempiterna erección

* * * * * * *

Yo grito caricias neoliberales
sulfurando misterios insolubles

*****

Giro respirando números cadávericos

aborto

absorbo los colores del mundo

mientras el caos inunda el mundo

y lo deja

ciego y nefasto

pero yo estoy caliente y desnudo
por tus deseos hipócritas

voces que vienen desde el abismo a las que les digo
que estamos jugando

 

desnudo…
desnudo

desnudo al cuadrado
tu uva apocalíptica
me resignaba a un Nico de alcohol entrañable
bombillas de luz
de gloria, gloria! (gritas en la noria, gloria!)

fantasmas guturales escriben nieblas fashionistas
(gloria!)

y aspiro una gloria de cartón
recibo caricias neoliberales (enviadas por un chat) sulfurando misterios
insolubles

el avión despega
la turbina dentella y del sexo afloran
Arcanos Mayores gritando en diferido
episodios de novelas no estrenadas
mientras la vida sexual de mi amor imposible

la leo y la disfruto en expedientes foliados

 

tendría que dejar de aspirar azúcar impalpable
florecen fuegos ventriculando que chillan
mil hábitos de consumo
yo grito y me retuerzo y grito
pido ansiolíticos de muerte

pero la Muerte se pone lápiz labial violeta en sus oídos

y me pinta de negro la mente, el alma, el pene, la boca

y yo quiero tocarte

y la lluvia es un pájaro estético que me hace encerrarme horriblemente en tu nombre visible en dorado en la lucha vívida sin medida que transcurre en el precipicio de mis precipicios.

 

mi muerte ríe

antes se sentaba en un tranvía

pero ahora
está Retwitteada
e impresa

que alguien tome apuntes de mi muerte
de mis delirios
de mi caos neolingüístico en permanente erección.

 

* * * * * * *

 

mentira
el caos neolinguístico era de las abuelas de piedra y de miel
ellas
con sus ganchillos eternos
sonríen
gimen
sacan sus tetas afuera
y explotan para siempre

 

una corre desnuda con su tejido
y su aguja larga y gorda
la miel de políticos me eclipsa y me perfora
con nuevas migrañas de papel.

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ
NOTA: Los últimos cuatro textos fueron elaborados a partir de un Brainstorm con mi amigo Jorge.

 

VIERNES 13/MAY

Cuando retrocedían las sombras
lo vi

ojos de corazones (y corazones de ojos)
tejían un arpa,

mi amor se incendiaba
en la incertidumbre de la vida

y mi ligereza comprendía
que yo amaba un ángel.

* * * * * * * *

Noche, frío, noche. En frente de mi cuerpo desnudo, una luna de queso. Se manifiestan los seres de lumínicos fractales. Yo corro por el laberinto, hago de cuenta que quiero jugar, que quiero salir, pero conozco la salida. Mi mente crea laberintos alternos. Universos paralelos donde yo puedo seguir corriendo.

Escucho respiraciones y me asomo.

Cuerpos rozándose en lugares de sombra. Noche, fuego, noche. Manos que se funden en un entramado perfecto, telas rasgándose, ropas y cuerpos en forma de mareas, espíritus que vienen y van en sublime éxtasis. Yo grito Dios mío hasta que me sale del cuerpo un furioso par de alas.

Luego sigo corriendo desnudo por el laberinto de queso. Yo libero mis ratones.

Y cuando el gato no está me doy cuenta que todavía amo a un lobo. Mi cuerpo se abre, todo lo demás se cierra.

Entonces, el deseo regresa. Como siempre. Así que vuelvo a esa habitación en llamas.

* * * * * * * *

Y yo
y las máscaras
y las negras voces
que siguen corriendo
en mi habitación en llamas

y la carne
y los pedazos de cuerpo de ese hombre
vestido de fuego y de noche
que dice
“ven, toca, muere”

y luego se ríe

pero dónde estás amor?
por qué esa horrible expresión
oscura y nefasta?

(C) de RICARDO H. ORTIZ

Enhanced by Zemanta

SEXO CON DEMONIOS

The Temptation of St. Anthony by Martin Schöng...

Image via Wikipedia

En el medio de la noche: Ojos inquietantes vampirizando mis voces.

Mi alma manando, danzando como una melodía brillante hacia sus ojos violetas y rojos. Yo veía sus colmillos, sus rostros con máscaras de maloliente oscuridad.

Y mi alma era gigante. Ellos drenarían mis energías por milenios o siglos. Yo era esa melodía brillante que iluminaba la habitación y entraba en sus nefandos seres mientras se hinchaban sus venas y se ennegrecían sus ojos.

Pero ellos no pudieron controlar mis energías y comenzaron a desnudarse. Yo tuve sexo con los demonios, haciéndolos sentir como bellísimos ángeles, mientras una orgía de almas pasaba de boca en boca. Y llegué al orgasmo saboreando sus espíritus, viendo y fusionando sus vidas, profetizando; blanqueando mis ojos y pronunciando sus nombres. ¡Hasta que se entrecortaron nuestras respiraciones y liberando todas las almas nos arrastré a un suspiro interminable mientras llegaba el grito final…!

FIN


© DE RICARDO H. ORTIZ
Todos los derechos reservados. 

Safe Creative #1105029117186Safe Creative #1105029117186

Enhanced by Zemanta

Hogar de chocolate

Yo volé hacia el cielo y comencé a tener sexo con las estrellas.

Los ángeles y las lechuzas pasaron volando. Terminé desnudándome por completo sino nunca terminaría por acabar. De a poquito yo ultimaba las estrellas.

Y a los estrellos, también, porque aprendí de Cristina. “Placer para todos y para todas”. (Mucho chancho, burro y caballo, seguramente)

Me acomodaba el cabello, que me había crecido en un instante. Hablé como Evita y me vestí de luto.

Y después de copular, comencé a gobernar a las estrellas de plata, que se habían vuelto mafiosas e ignorantes. Algunas estrellas tenían cuerpos hermosos, cerebros de madera y corazones de plata. Descendimos al suelo y gritamos Libertad, libertad, libertad.

Oímos el grito de juiciosas cadenas y nos dimos cuenta que no éramos libres del sistema, de la cultura, del dinero; ni siquiera creíamos en el trabajo, en la seguridad, ni en la justicia. Ni en la equidad social.

(C) RICARDO H. ORTIZ

JUEVES SANTO

1.

Yo grité y salí volando como cuervos. Me armé en la noche.

Grité y salí volando como tijeras. Corté la tormenta.

Luego bajé del cielo como un arcoíris y pisé la tierra.

Era desierto, pero todo se volvía verde cuando pisaba la tierra.

Y yo gritaba y me dormía. Y salía flotando.

Y yo gritaba y me dormía.

Y salía a volar.

2.

Las sombras viajaban a la velocidad de la luz, volviéndose luminosas. Yo pensaba en eso y me quedaba en frío éxtasis, desnudo e incandescente.

Yo era una puta viciosa. Yo era un espejo y un árbol; hasta que desperté de ese sueño tan extraño.

Abrí los ojos.

Tenía dieciocho o veintisiete años. Pero yo era un niño viejo. Iba al velorio de mi abuela. Le había reservado un lugar en el taxi. Silenciosamente había escrito su nombre ahí, con mi mente. Se subió mi tía Pety y yo pensé “No te sientes ahí, ese lugar está ocupado. Es de la abuela”. No sé por qué, pero se sentó lo más que pudo a la derecha y quedó en el medio un lugar en el que se podría haber sentado alguien.

Estábamos yendo a la terminal porque volvería a mi pueblo, había decidido no ir al entierro ya que tenía un examen final y yo quería recordarla viva, tal como era.

Por eso íbamos todos en el taxi. Mi tía, mi madre, mi abuela y yo. Ella estaba muy viva. Pero también muy muerta. (Como todos nosotros)

Y cada tanto me quedaba dormido. Hacía frío y me sentía cansado. Y mientras yo cerraba los ojos, mi difunta abuela me miraba y sonreía. Y yo tenía miedo de dormirme y morir.

3.

Yo enterraba pollitos vivos porque quería hacer un árbol de pollitos.

Yo enterraba coristas para que creciera un árbol de personas que no cesara de cantar.

Fusilaba cadáveres y esqueletos, para darles vida.

Y así levantar un ejército para conquistar la muerte.

4.

Yo era como un perfume, como un pentagrama. Y me ondulaba como una metáfora.

El canto era un cuerpo al que sólo le veía la espalda.

(C) RICARDO H. ORTIZ
Safe Creative #1104219035804 Safe Creative #1104219035804