Memorias

tumblr_n59vykJeUa1r84g4co1_1280-001.jpg

 

Acaricio mi hombría roja
pensando en tus besos lilas

Ya siento tu alma azul
encabritar
mi cuerpo gris.

 

(c) Ricardo Ortiz

Anuncios

Yuxtaposición de versos

¡Ah, el infinito egoísmo estaba florido y airoso,
mientras el estudioso mundo de la adolescencia
chocaba de frente
contra las formas muriendo!

(yuxtaposición de versos de Rimbaud)

***

No quiero plantar voces en el aire
oxigenando el cielo que traslada
la hoja-imán.
Mi alpargata sexual toca hasta el último sable-cañón.

Yo grito y naufrago

 

Las carabelas sitúan las bombas.

(inspirado en Pizarnik)

Momento espejado

El día invoca imágenes estrelladas de constelaciones de viento.

Unidos
los hombres por los sexos
en danza fugaz pierden
la oportunidad de distraerse.

Un ángel descendiendo como un cántico
blandiendo el pene al aire sonríe
como invitándome
a mi propio nacimiento.

Doble muerte alada en un signo de fuego yo canto todo lo que no existe
Yo busco comprender todas las partículas del universo.

Todos los cuerpos se incineran con mi verdad.

Mi pájaro de carne se confunde con el tiempo.

Dibujo

Duele el dibujo de la rodilla endiablada
royendo primores marchitos

escrita la escarcha mi cuerpo saliente mancha
rotos participios

mil cuerpos aletean
en sexo flotante
mi prosa ardiente

sobre mi florero se levanta
y retumba
la sombra de mi catacumba.

 

La Videncia

Santa Muerte, imagen via Wikipedia

 

He venido de entre los muertos.

Y por ello me refiero a que alguien me sustrajo de esa pequeña muerte llamada siesta. Claro está que mi mente estaba sumida, inmersa, sumergida, en algo tan negro y tan gris como un cementerio.

 

Ruidos. Voces.

El vampiro estaba durmiendo y alguien osa interrumpir su eterno letargo. Se derramará sangre. Se esparcirán manos, pies, caderas.

Lejos de mi madre. Mi cuerpo vuelve en sí como si fuera el nacimiento. Mi cuerpo casi flota al teléfono, mi cuerpo se abre como la seda. Alguien del otro lado del teléfono me habla de brujos.

Me habla de magia, de Tarot, de lluvia. Yo logro hechizarla. Por un momento yo creo que está llorando. No he dicho una sola palabra y casi está llorando. Pero hablo. Rompo ese silencio asfixiante que se lleva las almas en su carnaval de olvidos.

 

Abro la boca. Todas las bocas del mundo hablan. El teléfono tiembla, el techo tiembla, la cama y la mesa piden piedad. Corto. Espero no haberla cortado a ella cuando corté ya que me había despertado un poco vidente y un poco brujo.

 

En mi mente, el granizo. Debo haber soñado con el granizo y haberlo olvidado. Debo haber soñado con un amor perfecto y lo había olvidado. En mi mente: una pareja haciendo el amor bajo el árbol; imágenes de lluvia.

Minutos después, comienza el granizo. Lo veo caer mientras de paso observo esa horrible casa fúnebre. Siempre quise pensar que los dueños de las cocherías siempre son zombies y vampiros. Qué patético. Morirse con semejante piedra.

No es que el muerto entienda de granizo convertido ya en una divina confitura (para los gusanos y los microorganismos); no es que tampoco me importe. La sensación de la muerte y la lluvia produce una doble angustia.

Si la Muerte habla, seguramente su aliento debe ser como la lluvia.

 

Y de repente, el Talmud, algo cierto: “Dios tiene tres llaves: la de la lluvia, la del nacimiento, la de la resurrección de los muertos”. Recuerdo eso mientras una pareja que hacía el amor se refugia en mi casa de la lluvia. Y te recuerdo.

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

Enhanced by Zemanta

Poe-sí-ahhh

Tu nardo es como una uva.
Y es mi luz tu tambor.

* * * * * * *

Tu amor es
como una pastilla de gamexán
para mis sentidos

* * * * * * *

En la fábrica de almas
decidieron lanzar mi ser
como un modelo de prueba.

* * * * * * *

Las risas de papel tántrico giraban sangrientas.

Yo levito llorando mientras grito huracanes en sempiterna erección

* * * * * * *

Yo grito caricias neoliberales
sulfurando misterios insolubles

*****

Giro respirando números cadávericos

aborto

absorbo los colores del mundo

mientras el caos inunda el mundo

y lo deja

ciego y nefasto

pero yo estoy caliente y desnudo
por tus deseos hipócritas

voces que vienen desde el abismo a las que les digo
que estamos jugando

 

desnudo…
desnudo

desnudo al cuadrado
tu uva apocalíptica
me resignaba a un Nico de alcohol entrañable
bombillas de luz
de gloria, gloria! (gritas en la noria, gloria!)

fantasmas guturales escriben nieblas fashionistas
(gloria!)

y aspiro una gloria de cartón
recibo caricias neoliberales (enviadas por un chat) sulfurando misterios
insolubles

el avión despega
la turbina dentella y del sexo afloran
Arcanos Mayores gritando en diferido
episodios de novelas no estrenadas
mientras la vida sexual de mi amor imposible

la leo y la disfruto en expedientes foliados

 

tendría que dejar de aspirar azúcar impalpable
florecen fuegos ventriculando que chillan
mil hábitos de consumo
yo grito y me retuerzo y grito
pido ansiolíticos de muerte

pero la Muerte se pone lápiz labial violeta en sus oídos

y me pinta de negro la mente, el alma, el pene, la boca

y yo quiero tocarte

y la lluvia es un pájaro estético que me hace encerrarme horriblemente en tu nombre visible en dorado en la lucha vívida sin medida que transcurre en el precipicio de mis precipicios.

 

mi muerte ríe

antes se sentaba en un tranvía

pero ahora
está Retwitteada
e impresa

que alguien tome apuntes de mi muerte
de mis delirios
de mi caos neolingüístico en permanente erección.

 

* * * * * * *

 

mentira
el caos neolinguístico era de las abuelas de piedra y de miel
ellas
con sus ganchillos eternos
sonríen
gimen
sacan sus tetas afuera
y explotan para siempre

 

una corre desnuda con su tejido
y su aguja larga y gorda
la miel de políticos me eclipsa y me perfora
con nuevas migrañas de papel.

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ
NOTA: Los últimos cuatro textos fueron elaborados a partir de un Brainstorm con mi amigo Jorge.