TE DEJO, TE ESPERO (Carta de amor)

Love hurts... - by Xanetia (image via Flickr)

 

Desde un oscuro rincón, el silencio asesino asume su derrota ante mis latidos. Y tú en tu precipicio, devoras con tu mirada la indiferencia que te traiciona.

 

Mi inconciente te reconoce, mi conciente te rechaza, y por omentos escasos y casi irrepetibles, correspondes a mis silenciosas locuras. Pero estás atado al tiempo compartido, y a la espera de una pulsación más, que logre despertar a tu presente. Los delirios abren camino en mi camino en mi cabeza, y al sólo imaginarlos, la adrenalina me intoxica, entre dolor e inexpresión. Por eso te dejo, para no soñar, para no sentir, para no pensar. Porque tu presencia me pone trampas, con cada roce de tu piel, y me envuelves con tu elocuencia. Por eso te dejo, ya que tu aroma me inmoviliza y me acorrala. Porque el abismo que hay entre los dos, no lo divide el tiempo ni el espacio.

 

Es el destino amor mío, que no hizo bien su trabajo, y dejó que nos conociéramos olvidando que ya no eras libre, como yo.

 

Es un cruce, elige el que quieras, tienes un puñado de posibilidades, pero yo te dejo, si tu recurres a mí, AQUÍ TE ESPERO.

 

 

Laura X
Escrito el 02/09/2002

La Playa (Carta de amor)

Love Never Fails - by Lel4nd (image via Flickr)

 

 

Cuando la luz toca mi rostro, se levanta el telón. Torno mi amuleto, y juego con él hasta el cansancio. Se desliza en mis manos, como ese electrizante recuerdo que con constancia se escurre en mi cabeza, y hace temblar mi cuerpo.

 

Cada uno de ellos me cuenta una historia distinta, un momento más de ese hoyo que cavaste en mí, tan profundo y tan vacío a su vez.

 

Qué estrecho es el puente que une este precipicio, maderas viejas, sogas rotas, son un nuevo significado de la larga distancia.

 

Eres como esa playa con la que una noche soñaba, magistral y utópica, pero desgarradoramente inalcanzable. Te convertiste en su marea, que se acerca, infinitamente indescifrable. Te volviste su viento: honesto y pulcro, lo inspiras hasta estallar, y luego te acaricia con su brisa más suave.

 

¿Te has dado cuenta de lo que ha sucedido?

 

Ha nacido un océano dentro de ti. Y en él, mi fragata navega. Luchando con tus más grandes tormentas, y disfrutando cada amanecer y anochecer que le regalas.

 

La mantendré firme, viento en popa, y manos seguras sobre el timón, porque ay ¡mi vida!, ¡ya navego en tu interior!

 

 

Laura X
29/10/2002

Enhanced by Zemanta

Carta de Amor N° 69

Love, amor, aimer, amore by Camdiluv (image via Flickr)

 

Ricardo:

Te escribo sólo para decirte que lo último que haría en mi vida sería decirte algo que te lastimara o te hiciera daño; o lo que te dije ayer fue en broma, pero veo que sólo yo lo tomé como tal; yo podré tener miles de defectos y cometer cientos de errores, pero jamás le haría daño concientemente a alguien de quien estoy enamorada, a alguien con quien comparte la mayor parte de mis días, a ese alguien al que yo hago partícipe de mis cosas, al que le cuento mis sueños, mis deseos, con quien comparto mis ilusiones. Con esta carta no quiero pedirte disculpas, porque no creo que me corresponda hacerlo, yo sé pedir disculpas cuando corresponden y reconocer mis errores; con estas líneas sólo quería dejarte en claro cómo son las cosas y lo que pienso. Y considero que lo de ayer no fue como para que actuaras como actuaste y para que no me hablaras por el resto de la tarde, después de la hermosa tarde que compartimos, hacer el ****, al estar juntos mirando el río, al sentarnos en el canal a a mirar el cielo y compartir la paz que había en el lugar, me parece que se te fue la mano. Espero que durante la noche o en algún rato libre reflexionaras sobre lo ocurrido, y me hagas saber tu postura y lo que piensas.

Creo que todo lo que siento por ti te lo he demostrado, te lo he dicho y te lo he escrito en las decenas de cartas y papeles que te he dado.

Cuando te sientas bien y quieras que nos veamos, llámame.

 

Te amo,

 

YO,
(M. M. G.)
Sin fecha. Algún día entre el año 2000-2002.

Enhanced by Zemanta

LA CARTA Y EL FÓSFORO

 

Tres piernas de sillas herradas
construyen el plato papel de furiosas formas
que penetran girando a los gatos
desde el hermoso amanecer de sombras luminosas
que de tanto brillar enceguecen

tres piernas de flores de libros
leyendo en mis manos las líneas de muerte
de incontables días de ases irisados
que gritas o abrazas o ríes o lloras

o matas
con golpeteo firme y precioso
flotando en la noche hechizando mi cama
con un sortilegio de cementerios vacíos
que se suicidan en el fracaso
de un imposible beso.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ



Enhanced by Zemanta