Supernova de signos

Mirarte a los ojos, recorrer la vista hasta tus pómulos, hasta tus labios. Contemplar tu cuello mientras ondulando tú cierras los ojos. Bajar la mirada. Y tocar, tocar.

Exhalaciones quejumbrosas en una oscuridad de repente atestada por los demonios del morbo. Devorarte. Sin tocarte. Siempre con la mirada. Hasta que tu cuerpo estalla en una supernova de signos.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

Memorias Robadas

Image via weheartit

 

Te necesito. Beso tu retrato como un niño anémico con aftas que acaricia un sandwich que le dieron y llora porque no quiere morir.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ.

dadadá

1.

la luciérnaga espantaba un demonio comestible si la puerta vibraba tras el espejo como un ángel de muerte de misterio de algodón brillando en el sonido del infierno

 

2.

grito cruzado en número escandinavo como putrefacción citada a la sombra de todo lo que existe

 

3.

trío oscuro desinfectando la represión azucarada de mi estruendosas pasiones que pedían opiniones en un artículo publicado en los baños públicos y escritos con letras de semen

 

4.

elementos que me dejan atrevido y contento

la palabra-magia me habla de sal

me habla de vos

de dios

 

5.

solo en la vuelta conservadora olisqueando el rastro húmedo de tus impulsos creativos y emprendedores hacia un abismo implacable

 

6.

espíritu inquebrantable

virulento

que nació quizás demasiado tarde o demasiado pronto

yo no era más que un ocultismo bello y fugaz vestido de dados de diamantes que flotaba en el aire mientras hablaba y escribía palabras de azogue

 

7.

y la verdad es un torpedo con ojos que quiere envilecer a los poetas del absurdo.

 

 

RICARDO H. ORTIZ

Volviendo a Casa

 

 

 

Yo escribía, cada habitación y cada gemido se concentraban en una sola palabra.

Los vocablos se hacían colores que me atacaban, yo te extrañaba y de repente toda mi vida era un mero deja vú. Una melodía amarillosucia que se complotaba y que deshacía mis versos y mis alas.

Vicios de seres enrojecidos.
(Al lado mío: una psicóloga desquiciada diciéndome que soy un delirante)

 

La Muerte sobre una piedra dando a luz un gnomo verde y rojo. Cascadas de éter recristalizándose en mi pupila por ti irradiada.

Tú conjugabas mi cuerpo en todos los tiempos carnales.
Advetizacion del cuerpo.
Sustantivacion del orgasmo.

 

Se puede llevar el sexo a todo lo que existe.

 

-¡Ahhh!

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

 

Poema Dedicado a la Masturbación

 

 

Clave de Sol

No aguanto el calor. Es tarde a la noche y he de dormir.

Pero el voluptuoso recuerdo de tu piel despojada de molestias me ataca, me desnuda. Y es tu desnudez y tu sonrisa las que se cuelan por debajo de las sábanas, que penetran en mis poros, que arden en mi piel e intentan movilizar mis manos. Desearía ponerme desnudo ahora, hacerte el amor a la distancia.

Desearía palpar esta insoportable rigidez, y recorrer lentamente este ecuménico placer que erolabia mi destino; en esta cama, solo.

Es tarde a la noche, y desnudo me duermo pensando en vos.

Me tocaría toda la noche, sí: me masturbaría (de una forma tan total que me aplaudirían los dioses), pero no quiero manchar el sagrado recuerdo de tus sonrisas ni la poesía latente en tus gemidos.

(Ni lo que más te gusta de mí: mis manos)

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ
Safe Creative #1108299949532Safe Creative #1108299949532

Cadáveres exquisitos

Floto brillando
sobre el valle de la muerte
Y llueven cucarachas

Éstas chocan
contra mi cuerpo desnudo

Y ahora llueven
Cucarachas de diamante.

Los muertos recogen estos objetos,
Sonríen y posan
Se sacan fotos

El glamour llegó al Más Allá
Pero de repente una voz muy potente
Grita en el valle.

Yo me teletransporto a otro sueño
En el que haré algo horrible

Pero los muertos explotan
Entre diamantes y arcoíris.

(C) RICARDO H. ORTIZ

El sexo y el poema

1.

Tu mirada era tan pero tan dulce

que yo quería

fornicarte por los ojos.

* * * * * * * *

2.

Veinticuatro horas de tenerla dura

hacen de tu cuerpo

un cataclismo importante

* * * * * * * *

3.

excítate por lo que soy

no por lo que hago

ni por lo que te hago sentir

o por cuán bien me veo

 

(porque detrás de este animal en celo

hay una persona)

 

© Ricardo H. Ortiz

 

 

Enhanced by Zemanta