Relato Erótico #WTF

 

 

Su cuerpo se ondulaba mejor que el de una odalisca; parecía que en cualquier momento se incendiaría y comenzaría a flotar. Debajo de su cuerpo manarían ríos de miel y leche.

Alguien horadaba, cincelaba, cocía y talaba en su interior.
Los cuerpos sudados eran bañados por la luz. Parecían dos ángeles.

En eso se dio vuelta y enunció las palabras mágicas. “¡Tómame por detrás!”. Como era de esperar, aconteció el Apocalipsis.

A causa de los gemidos, la vibración ya estaba rompiendo la cama, el techo y las paredes. ¡Era el punto máximo! ¡Estaban a punto nieve, a punto caramelo!

 

Y en eso, entró la mujer. Vio a su marido haciéndole el amor a su mejor amigo. Ya lo había soñado a esto. Como buena bruja, se lo esperaba.

 

Aún así, los insultó, les pegó. Los cacheteó.

 

En vez de huir llorando, se desnudó y se metió a la cama.

 

FIN.

(CC) El Sonido de los Colores del Tiempo

LGBT FRIENDLY

Vi esta imagen en otro blog y me encantó el mensaje:

 

No importa la orientación sexual, no tenemos que olvidarnos que adentro hay un corazón que late, que ama, que siente. Lo que sucede en la cama, en la cama queda. No señales con el dedo a alguien, puede que una persona que quieras mucho te escuche decir cosas horrendas sin que sepas de su condición sexual. No hay que etiquetar. No hay que hacer diferencias estúpidas.

Todos somos diferentes. Y punto.

 

 

Enhanced by Zemanta

LA ORGÍA

 

"The Orgy". Author: Pavel Svedomsky (1849-1904). Image via Wikipedia

El esclavo se desnudó y miró mis ropas. Un aire rojo lo envolvía, agitando su sexo como una bandera. Mi pene se había estremecido ya hasta el punto crítico y salían personas desde lo más profundo de mí. Eran personas imposibles.

El esclavo me miró y desnudándome le dije: -Lo deseo ahora, Señor Esclavo. Pavor, horror, sudor. Probé ese sabio ser, ese cuerpo ancestral, en ese hermoso sendero. Pensar que estábamos dormidos por delante, por detrás y adentro.

Cuando ya estábamos tranquilos, vino un macho cabrío y dijo: -Yo puedo tener anacondas como piernas.


Siseó un poco, y se fue en la oscuridad.

Cada tanto pasaba alguien, se desnudaba y nos quería tocar.

 

Y nosotros follábamos como dioses.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ
Si licencias esta obra, el 25% de las ganancias van a “Médicos Sin Fronteras”.

Safe Creative #1103138696592Safe Creative #1103138696592

Enhanced by Zemanta

La Mejor Experiencia Sexual

Lo tocaba en la profundidad de la selva, daba gritos de mujer que manaban leche y pasto. Flotamos;  lo hice flotar. Yo era un asesino, peleaba contra él sobre la copa de los árboles. Le entraba con mar, fuego y viento. De tanto en tanto un cometa se aprovechaba y se colaba en su interior.

-¡Oh! Suélteme, por favor suélteme, Señor Degenerado, sí, ah, por ahí no, por favor. ¡Deténgase!- decía con voz de víctima estrecha llena de infortunios, mientras su cabellera rizosa comenzaba a brillar.

Vi un manotazo suyo que por suerte pude esquivar. Aunque estaba dirigido a mi trasero. Como estaba, él me nalgueó; gritó, chilló. ¡Parecía una bestia!

Seguimos luchando.

 

Yo lo incendié y lo rocié sobre la copa de los árboles. Y me quedé un rato adentro. Él reía y lloraba, con los ojos en blanco, pidiendo más y más.

Y más.

 

(Los cometas miraban)

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

Si licencias esta obra, el 25% de las ganancias van a “Médicos Sin Fronteras”.

Safe Creative #1103138696455

 

"Making Love to a Boy and Grabbing Another by the Arm" Mid nineteenth century Silk painting F. M. Bertholet Collection. (Image via Wikipedia)

Enhanced by Zemanta

La furia del ángel

Ángel

Image via Wikipedia

El zorro y el panda parecían plateados. Cuando rugieron me asusté, y de un salto fui a parar a la nube… ¡Había un ángel!

Dormí y sollocé en el viento, me hice flores y rocío. Alguien me abrazó. Sí. Era el ángel. Sentí cómo incendiaba todo mi cuerpo. Vi cómo me salieron hermosas alas. Entonces se fue.

Me quedé varios días llorando su nombre. Estuve dos semanas en el cielo, llorando, desnudo. La gente caminaba y decía “¡Llueve! Pero hay sol, se está casando una bruja”. A lo que incrédulos añadían: “¡Mira el cielo, es un ángel!”, como si hablaran de Super Man o Batman. Ellos son superhéroes, no sufren. A mí me acababa de dejar el ángel.

 

Pasaron muchos días y ya estaba aburrido. Bajé. Lo primero que hice fue rugirles al zorro y al panda hasta que quedaron momificados del espanto.

Entonces pasó un caballero. Iba con espada y armadura, como en los cuentos.

–¿Aquí qué pasó? –dijo.

Sin más preámbulo y abriendo las alas, le dije: –¡Estoy buscando un hombre!

 

Vi cómo comenzaba a sacarse la armadura. La espada le crecía y se le hacía más gorda, esto me asustó porque vi en ello una ominosa señal. Clavó su espada en un árbol y éste dijo “¡Ahhh!”, dando a luz frutos increíbles. Él seguía quitándose la armadura. Dejó el escudo en el piso. Se sacó las botas, y comencé a percibir su aroma a sangre y macho –recordé el perfume de Lady Gaga.

Estábamos en el bosque pero alguien nos puso música acorde. Cantaban colibríes.

¡Entonces sucedió! El hombre parecía un toro, un rinoceronte en estampida, aunque estaba quieto. Se incendió, convirtiéndose en un demonio, un demonio sexual que me ultimaría por siempre. (Mi casa de la infancia estaba en ruinas; la espada y el árbol, en llamas)

Estaba tan erecto y desnudo que podría haber llegado al orgasmo con solo mirarlo. Pero cerré los ojos y lo abracé.

–Por favor, quédate a dormir conmigo.

Como no era muy despierto, él contestó, con el cuerpo en llamas:

–No conozco a nadie que se llame Migo.

–¡No, imbécil! Quédateadormirconmigo –Se lo dije todo junto para que entendiera rápido. Y él comprendió. Su cuerpo se apagó, volvió a la normalidad y su espada salió del árbol. Lo abracé más fuerte y le dije “Abrázame el alma”.

Y dijimos “Ahhh”.

 

Los violinistas patinaban sobre hielo alrededor de nosotros, en hermosas coreografías. Un rayo de luz iluminó nuestros cuerpos desnudos.

El caballero comenzó a transformarse, cuando le di un beso le salieron alas y me dejó.

 

Yo lloré dos semanas y salí corriendo a buscar a alguien.

No a alguien que le gustara Micuerpo, sino alguien que durmiera con Migo y que no fuera mi ángel de la guarda.

 

FIN

 

(C) de Ricardo H. Ortiz
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE TEXTO EN CUALQUIER SITIO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR. Está permitido compartir por Twitter y Facebook. Derechos de autor registrados, no plagiar. No se permiten obras derivadas.

INTERTEXTUALIDAD CON MAROSA DI GIORGIO

Safe Creative #1101298364658Safe Creative #1101298364658

Enhanced by Zemanta

Los números de 2010

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Un Boeing 747-400 transporta hasta 416 pasajeros. Este blog fue visto cerca de 2,000 veces en 2010. Eso son alrededor de 5 Boeings 747-400.

 

In 2010, there were 51 new posts, not bad for the first year! Subiste 10 imágenes, ocupando un total de 1mb. Eso es alrededor de una imagen por mes.

The busiest day of the year was 29 de noviembre with 346 views. The most popular post that day was Sexo con un beisbolista.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran es.wordpress.com, facebook.com, twitter.com, ricardohugoortiz.boosterblog.es y WordPress Dashboard.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por hechizo para congelar el tiempo, poemas de el sonido, boludeces escritas, que es el homoerotismo en los adolescentes y paginas demoniacas.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Sexo con un beisbolista noviembre, 2010
2 comentários

2

SEXO CON EL DEPORTISTA diciembre, 2010
4 comentários

3

Rito de iniciación sexual noviembre, 2010
9 comentários

4

Las Cuatro Pijas del Apocalipsis noviembre, 2010
3 comentários

5

Sueños cachondos noviembre, 2010

EPÍSTOLA CONFUSA

Infierno, 29 de diciembre de 2010.


PARA N.

Hola, ¿cómo te va? Probablemente esta sea la carta más fea, estúpida e incoherente que alguien te dedicó en tu vida. Y pensándolo bien, quizás no debas leerla. Sé que no tengo derecho de estar tipeando esto, ni siquiera sé si me voy a animar a mandártela, simplemente estoy escribiendo porque estoy aturdido y no tengo un diario.

Te quiero.

Sí. La cuestión es que te quiero y no sé si quiero decírtelo (¿te mandaré esto?). Un te quiero solitario, incoherente, sin sentido. Una oración aparte para un episodio aislado en mi vida. Uno que me desgarró. Uno que me sigue desgarrando.

Y debería decirte que te odio. Y que no te quiero volver a ver nunca más en mi vida.

Y es verdad. Te quiero, te odio, no te quiero volver a ver nunca más en mi vida pero ahora necesito abrazarte. No estás acá, no estoy acá, no estoy llorando. Pensar que se vienen las fiestas. Sobreviví la Navidad, Jesús nació en abril, pero igual pude festejarlo. A pesar que me echaron de casa. Por intentar vivir la vida que tu primo no pudo. No soy la reencarnación de tu primo, pero lo entiendo, después de todo quizás compartimos muchas cosas. Aunque las que más quise compartir no pude tenerlas.

Te quise y no me animé a decírtelo.

Se lo conté a Vale. Siempre se lo pude contar a otras personas, fácilmente, exponerme, pero con vos fui un idiota. Sé que no hubiéramos llegado a nada, ¿pero qué hubiera pasado si…? Pregunta estúpida. Te presenté a alguien. Ahora me importan los universos paralelos y ni siquiera terminé de leer las obras completas de Stephen Hawking. ¿En este Universo te presenté a alguien porque te quería, porque deseaba que fueras inaccesible, o porque no soportaba verte solo?

Quizás fueron las tres cosas. Y, sí; algunos problemitas tengo. Al menos no tengo ataques de pánico ni parálisis del sueño. (Risas)

Ahora que Maggie (la real, no el demonio del que me hablabas) me contó que quizá venías, quizás empiece con parálisis del sueño, ataques de pánico, y hasta mal de Parkinson. No creo. Fuiste importante pero tampoco tanto. Digo, no llegamos a nada. Yo no te dije nada. Vos no me dijiste nada. No sucedió. Puff. Vacío. Obtenebración nivel cincuenta en los sentimientos. Dieciséis niveles más y al menos me vuelvo placenteramente emo.

¿Estarás leyendo todavía? La coherencia se corta y por ahí no seguís el hilo y no sé si realmente quiero decirte algo. ¿Se puede abrir la boca y no poder decir al menos “nada”? Te lo debería escribir con letras azules y rojas. Lástima, no puedo, me rompiste el Aurín. Sos la muerte. Sos la noche.

No. Me corrijo. Una ex amiga devoró el Aurín, se cogió un mundo llamado Phantasia. Entonces su sexo hecho de agujeros negros comenzó a brillar mientras intentaba digerir un mundo que hasta entonces no era horrible. O las letritas azules, o las letritas rojas.

Arcoíris quebrado.
Tormenta de meteoritos.
Pies en la tierra.
Manaba veneno por cada uno de mis poros poéticos.

 

Así que bueno, acá estoy. Me desnudé. Me expuse. Soy un nivel uno y vos te volviste nivel noventa y nueve con miles de sentidos. Hacé lo que quieras con esta carta. Hacé lo que quieras conmigo.

Te odio, te amo, y la mayoría de los días (gracias a Dios) puedo olvidarte; pero en días como hoy algo se rompe y no puedo aguantarlo.

 

La herida se abre, el corazón se congela y la música es bellísima;
¿pero quién te arregla la cajita?

Contestame lo que quieras, mandame a la mierda o borralo. O que tus manos escriban una respuesta por sí mismas, y mándamela antes de haberla leído. Como lo hice yo.

 

RHO.-