Ángeles Fisicoquímicos

 

 

El rayo del perfume derivaba mi rostro en el país de las sombras.
El ángel de papel crep me esfumaba las manos.

Y yo tronaba.

 

* * * * * * *

El Ángel de Orina me tiraba el Tarot,
él diluía metales pesados en mi flan,
¡y de repente en mi sexo todo era electrólisis!

 

* * * * * * *

Tus ojos extraían de mi ser
el archivo comprimido de mi vida

Sodio
Potasio potasio
caos de azufre-amor
lechadas de osadía

Tu furia sensual catalizaba
una síntesis romántica

 

Y nuestros fluidos se buscaban
con gran entropía.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

Sexo intermolecular e interatómico

 


– Despair

Cargado originalmente por Juliana Coutinho

HECHO: Todos los átomos del mismo elemento que interaccionan o reaccionan entre ellos en una fase homogénea son estrictamente homosexuales. Con el aumento de temperatura, dicha fase se calienta, entonces aumenta el número de colisiones efectivas, la velocidad cuadrática media y también el rozamiento. Los átomos que prefieren las colisiones heteroatómicas, al aumentar la temperatura comienzan a experimentar colisiones homoatómicas, a las moléculas les pasa lo mismo y se vuelven gays, con la suerte de que ellos/as no tienen problemas legales para las uniones civiles interatómicas o intermoleculares. Por lo tanto, los átomos viriles cambian para siempre, al aumentar la temperatura se vuelven adictos al choque homoatómico, por lo tanto siguen reaccionando autocatalítica y espontáneamente.
Esto hace que se libere mucho calor de los cuerpos ardientes de los átomos, que están en un caos sexual, reactivo y luminoso. Que convierte a más y más átomos.

Si eres homofóbico, piensa en ello la próxima vez que eches tus fluidos en el agua (que es una fase homogénea).

(C), de Ricardo H. Ortiz
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE TEXTO EN CUALQUIER SITIO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR. Sólo está permitido compartir por Twitter y Facebook. Derechos de autor registrados, no plagiar. EL PLAGIO ES DELITO.

Flashes científicos

Según la Dinámica de Fluidos, por el diámetro de mi pene no debería tener problemas de “pérdida de carga”.

* * * * * * * * * *

Todas las reacciones en mi cuerpo suceden en forma exotérmica y espontánea.
(Mejor no entro en detalles)

* * * * * * * * * *

La estructura termocinética del dolor
tiene las lenguas psicotrópicas
de tu abismo.

* * * * * * * * * *

Tu amor variable
integrable
derivable
no es amor

es una laguna de oxidación
para todos mis sentidos

que se activan con tu voz
y se difunden.

(c), de Ricardo H. Ortiz

El Castigo

Yo cogí mi hábito.

-¡Ah, ah! -Y Fui al Bosque de los Cuerpos a podar falos y cocer valvas, bocas, vulvas. ¡Pero el cielo se incendió cuando se abrieron dos ojos azules!

Yo creí algo horrible: Quizás era una serpiente gigantesca, o un dragón. Una voz estrepitosa gritó: “¡NO!” y esto se escuchó en todos los rincones del mundo.

Todos teníamos miedo y respeto. Yo rápidamente comprendí:

-¡Es Dios! ¡Es Dios! -dije; La gente me señalaba y se reía pero yo gritaba con las manos en alto- ¡Es Dios! ¡Es Dios! ¡Él mismísimo, es…!

Pero Él vio lo que habíamos hecho con el mundo y se enojó. Destruyó las centrales térmicas y nucleares, las fábricas, las turbinas, las minas, las chimeneas… Y se fue, enojado por completo.

Entonces tuvimos que comenzar de nuevo, como evolucionados simios; ya que nuestra inteligencia se había ido. Quizás para siempre.

(c), de Ricardo H. Ortiz

Apocalipsis

Guerras, hambre, miseria, pobreza, contaminación, pérdida de biodiversidad, cambios climáticos globales, falta de agua, crisis energética mundial…

La Humanidad pronto llegó a la conclusión que Dios nos había abandonado. Todas las personas del mundo comenzaron a rezar, para que Dios volviera, para que apareciera, se despertara o se hiciera presente.

En ese mismo momento el cielo se rompió cuando Dios abrió sus ojos azules. Fue exterminado con su luz todo lo que había creado, en todo el Universo había una muerte total. Hubo un gran tiempo de compresión, luego todo explotó y advino un gran período de sombras. Entonces Dios hizo llover Universos. Pero hubieron seres que se alimentaban de Universos y otros seres que cantaban mundos, como ángeles. (Era una cadena trófica espeluznante, “diferente”).

Dios creó la Matemática, la Física, la Termodinámica y la Estadística.

En los mundos que los ángeles cantaban cada tanto aparecían civilizaciones humanas, si a la curva gaussiana se le antojaba, por supuesto.

(c), de Ricardo H. Ortiz