MELODÍA

Amor... I love you!!! - by Jônatas Cunha (image via Flickr)

 

 

Besos,
tumor-poesía;

la mente está en cama,
por veneno y labia,
por falsa valía.

 

-No te vayas hoy mi amor,
-por qué?
-por qué?
-por qué no?!

-Y que no te vayas hoy
-por qué?
por qué?
por qué ?
-qué se yo!

 

Besos,
brutal poesía,
derramas migrañas,
diamantes y lava,
furiosa osadía.

 

-No te vayas hoy mi amor
-por qué?
-por qué?
-por qué no?

-Y que no te vayas hoy
-por qué?
-por qué?
-por qué ?
-qué se yo!

 

Besos…
Besos…

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

 

Enhanced by Zemanta
Anuncios

E. D.

 

Invoqué un sol en la noche
y me vestí con su fuego de exterminio.

* * *

Cuerpos bailando en la noche
que podían sólo gozar
de a dos personas

 

una propuesta silenciosa

 

algo inesperado
(misterioso)

 

tres máscaras cantando presagios
en medio de la noche

y desnudo en tus brazos te digo:
—por vos, yo sería diferente.

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

Angustia Total

Tinta. La noche negra recoge mi muerte como un mar en llamas. Mi alma plegada en sí mismo como un nanoorigami.

Y ellos. Los tres reyes del silencio arpegiando hechizos en la niebla. No tienen rostro. Sólo espejos como caras.

 

Pero no sé si es un sueño más, o es un sexo; o una muerte.

 

* * * * * * * *

Iba caminando por la calle. Al lado mío iban caminando demonios disfrazados de personas.

De repente mi imaginación apretó F5 y pude ver en la lejanía un par de alas. Corrí gritando: ¡F1! ¡F1! Un disco de amor relucía en el lugar donde estaba situado su sexo.

Vino a la velocidad de la luz, a defenderme. Exorcisó los demonios.

 

Hicimos el amor, ahí mismo, en la calle. De pronto se llenó de hombres que se acercaban a mirarnos. Venían desnudos, tapando su sexo con alelíes…

 

(C) Ricardo H. Ortiz

 

 

 

Volviendo a Casa

 

 

 

Yo escribía, cada habitación y cada gemido se concentraban en una sola palabra.

Los vocablos se hacían colores que me atacaban, yo te extrañaba y de repente toda mi vida era un mero deja vú. Una melodía amarillosucia que se complotaba y que deshacía mis versos y mis alas.

Vicios de seres enrojecidos.
(Al lado mío: una psicóloga desquiciada diciéndome que soy un delirante)

 

La Muerte sobre una piedra dando a luz un gnomo verde y rojo. Cascadas de éter recristalizándose en mi pupila por ti irradiada.

Tú conjugabas mi cuerpo en todos los tiempos carnales.
Advetizacion del cuerpo.
Sustantivacion del orgasmo.

 

Se puede llevar el sexo a todo lo que existe.

 

-¡Ahhh!

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ

 

Oxidados Magentas

Miro adentro mío. El velador de árbol invertido incendiándose al tocar el suelo y desatando en mi mente una tormenta de fuegos artificiales.

(¿Aspiré popper?)
Yo vomito tornados, hadas y unicornios. Sobre todo mi cuerpo: Abro mil ojos.

Amaneceres de soles de sangre. Todo es rojo y negro. Amaneceres de oscuridad.

-¿Y por qué la medianoche era tan luminosa?

Por las almas en pena que alcanzaban la luminosidad. Esferas de luz muy potente cantando en el bosque de los demonios. Supernovas bailando en el oceáno de desesperación de tinta china. Las almas refulgían como ángeles, dibujaban arabescos en el aire, un lenguaje extraño que sólo Dios comprendía.

Se abrían las puertas del tiempo y del espacio, entonces las almas se iban, como pañuelos blancos, hacia la soñada eternidad.

¡¡Y yo quedaba tan pálido y desnudo cuando acontecían estos signos!!

(C) RICARDO H. ORTIZ

Buscando al Rey Rojo

Image via Tiago Hoisel

 

 

Yo iba caminando. De repente alguien encontró los descendientes de Luxor.

Habían juntado a todos los niños índigo.

El mundo comenzó a girar al revés y yo caminaba hacia atrás con mi ropaje de vidrio. ¿Era acaso mejor ir desnudo?

 

Yo comencé a dejar un camino de alfileres, para encontrarme, por si me perdía en este laberinto llamado Vida. Pero desde que fue conjurado el Gran Hechizo, cesaba de existir todo lo que se perdía.

 

Los alfileres flotando detrás de mi,
formando un camino
que sólo yo seguía.

 

 

(C) RICARDO H. ORTIZ
Safe Creative #1108289947098Safe Creative #1108289947098

Enhanced by Zemanta

Cadáveres exquisitos

Floto brillando
sobre el valle de la muerte
Y llueven cucarachas

Éstas chocan
contra mi cuerpo desnudo

Y ahora llueven
Cucarachas de diamante.

Los muertos recogen estos objetos,
Sonríen y posan
Se sacan fotos

El glamour llegó al Más Allá
Pero de repente una voz muy potente
Grita en el valle.

Yo me teletransporto a otro sueño
En el que haré algo horrible

Pero los muertos explotan
Entre diamantes y arcoíris.

(C) RICARDO H. ORTIZ