Misa final con los ex

813171892df0726b6a367e4d8af3a9e6

 

Yo era puro amor. Invoqué todo el tiempo y el espacio, de pronto yo era toda la existencia y mis ojos proyectaron arcoíris.

El iris noctilucente, en trance, yo rugía a plena noche con todos los colores del sacrificio.

Vi a todos mis ex haciendo el amor en el bosque. Algunos estaban sobre los hongos, algunos sobre las flores, otros: sobre las lápidas.

Sus cuerpos parecían acomodarse como piezas de Rubiks de carne.

Asombrado, los llamé.
No pude sino gritar puras sombras.

Y vi cómo comenzaron a reacomodarse, lubricados por mis llantos, hasta que entraron nuevamente en mi sangre.

Entonces, vino un temblor.
Se abrió la tierra. Se abrió y se cerró, tragándome para siempre. Con ellos.

El cielo estaba negro y se pintarrajeó con los colores del arcoíris. Y mis ojos lo observaban todo, mirando fijo, con mucho amor; llenos de colores, mirando todo en trance.

Y yo nunca explicaré esa magia.

(c) Ricardo Ortiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s