Misal de la lanza

Mantras manando de mi pene hacia todos los poros del mundo. Yo rubrico, yo publico, yo LUBRICO la lanza de los sacrificios. ¿Quién será la víctima? ¿Quién habrá proferido un grito/plegaria para que la penetración de todo el Universo aniquile su ser?

Creo espejismos de sangre, de luces, de sombras, fantasmas en continua erección que fagocitan con fuego mi pecho. La mano que sube y que baja. Las imágenes que se aceleran. Todo mi ser es un mantra. Todo es orificio, todo es amor. Todo es puro. Veo receptáculos de amor dondequiera que mire. Todo es digno de mi beso. Del roce de mi cuerpo, que se tuerce y retuerce, que se arquea y contornea desenrrollándose a sí mismo para desplegarse desde adentro de otro ser. Hombre. Gran mantra llegando al punto de donde no se vuelve. Mantra duro repitiendo movimiento de sube y baja, que a diestra y siniestra dale que dale, más lento, más rápido, más bestia, más suave, por aquí, por allá, en otras posiciones, dale, dale, más salvaje, por Dios, apurate que se me pasa el micro y ¡Ahhhhhhh!

Todo es blanco.

Todo es hermoso y divino mantra.

(C) Ricardo Ortiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s