Estatua de piedra

Desde que te conocí sólo pensaba en amarte.

 

Quería que solfearas cada molécula de mi cuerpo que cantaba tu nombre.

Quería que mi cuerpo fuera una corchea que se amoldara a tu cuerpo en la desnudez oscura de tu pentagrama.

 

Pero ahora sólo hay insomnio. Sólo hay un grito ahogado, un querer arrebatarte de un infierno lleno de demonios que cantan en tu mente un delirio lleno de bíceps, de putas y escotes.

 

Te arrebataron las monedas, el honor, y te dejaron sin sangre.

 

Yo pienso en nosotros. No hay futuro, ni dicha, ni salvación. Sólo el olvido.

Sólo el último pedacito de amor con el que te escribo; con el que te despido.

 

Recordándote como un CD viejo y rallado, con la música más bella del mundo, pero guardado en una caja.

 

 

R.-

Anuncios

2 thoughts on “Estatua de piedra

  1. No sé qué me pasa con éste, quizá sólo es la “nomenclatura” de la firma haha. Es extraño, quizá una impresión mía nada más, o un reflejo, o una proyección de las ideas que jamás se me hubieran cruzado por el inconsciente pero que (inconscientemente) siempre quise escuchar. Suena tan personal. Y, cierto, tan bello.

    • Saludos, jeje, no entendí lo de la nomenclatura de la firma. ¿Probablemente las ideas se te cruzaron por el subconsciente, quizás? Por el inconsciente nadie sabe qué pasa, creo yo, en mi humilde postura de no-psicólogo, porque como dice la palabra, está dentro de lo no consciente. Muchas gracias por todos tus comentarios.

      Un beso. Nos seguimos leyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s