Lluvia

Rain, by Tanveer Chandok (image via Flickr.com)

 

Miro al espejo.

Yo me relato, me evoco, me desboco.

Bordeando el lenguaje convierto mis vocablos en desiertos comestibles. (¿O tal vez yo era un desierto y el lenguaje era un jardín?)
En todo hay un límite negro de tinta china, todo fluye según los principios de Operaciones Unitarias, que lamentablemente no son los mismos que los de tu corazón. Talante y pujante, todo se congela por siempre.

 

Cero absoluto. Pero yo emulo tu voz y me pregunto, ¿qué sería de mí con una locura diferente? Entonces tus besos, tu calor, un amanecer lleno de cuervos que se inmolan en tu nombre.

Lluvia de plumas negras como lluvias de llantos. Lamentos. Quizás muerte.
“Si no te quiso, es porque no te quiso”, y los pájaros negros se ríen en la perpetuidad.

Quizás corra el viento.
Quizás yo gire en el viento y quiera negras alas.

Las plumas de los cuervos giran, truenan, me ponen a llorar. Un huracán existe en todo lo que existe. Yo y mis mamushkas.

 

A todo esto sólo cabe esperar una palmadita en la espalda, el consuelo de un amigo. Pero debo traducirme en un lenguaje comprensible, entenderme, calcular la fórmula que modela mi comportamiento, derivarme, integrarme, encerrarme en un recuadro que probablemente resaltaré con verde flúor.

Una fórmula que yo digo para no olvidarme.
Pero estoy cansado. Y llueve.

Y mis hojas comienzan a llorar por tí mientras yo veo tu nombre borrarse.
(Y no quiero)

 

 

© RICARDO H. ORTIZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s