Angustia Total

Tinta. La noche negra recoge mi muerte como un mar en llamas. Mi alma plegada en sí mismo como un nanoorigami.

Y ellos. Los tres reyes del silencio arpegiando hechizos en la niebla. No tienen rostro. Sólo espejos como caras.

 

Pero no sé si es un sueño más, o es un sexo; o una muerte.

 

* * * * * * * *

Iba caminando por la calle. Al lado mío iban caminando demonios disfrazados de personas.

De repente mi imaginación apretó F5 y pude ver en la lejanía un par de alas. Corrí gritando: ¡F1! ¡F1! Un disco de amor relucía en el lugar donde estaba situado su sexo.

Vino a la velocidad de la luz, a defenderme. Exorcisó los demonios.

 

Hicimos el amor, ahí mismo, en la calle. De pronto se llenó de hombres que se acercaban a mirarnos. Venían desnudos, tapando su sexo con alelíes…

 

(C) Ricardo H. Ortiz

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s