En la mente de un loco

 

De la pantalla verde manaba un hipertexto erótico y mi cavidad nasal gritaba flores que follaban autobuses en amaneceres genuinos pintados con cerveza. Tan solipsista él –o sea, yo- quedaba amnésico, dispéptico, exacerbadamente montuno, voluptuosamente horadado por las imágenes terribles del papel cocido sobre la mesa, sin vergüenza, sin vidrio, en el yate naranja. En el resol, vibraba mi esternocleidomastoideo mientras leía efemérides y me sentía como un hereje poseído por la verborragia y ya transmutaba a una meretriz que se introducía cenizas por el ano. ¡Oh, el poder de los muertos!

Las cortinas sobre la pintura mate me hablaban y ejercían sobre mí su labor laboriosa. Labios de tetera comiendo ñoquis mientras la fornicación de la música leída en la pantalla Braille susurraba al Arquitecto. Alguien, en algún lugar del mundo, estaba creando un homúnculo. No. ¡Una plaga de homúnculos! El íncubo se presentó, yo era su cónyuge. Otro súcube nos esperaba en el catre, deseante de la cópula que ya se difundía adentro de mí como una matástasis. Me liaron con coyundas psíquicas, mi hipófisis funcionando con supremacía sexual, el electromagnetismo metapsíquico me convertía en zahorí.

La voz del médico:

-Lumínile, Lumínile, ¡aplica la epidural, rápido! Todo se hundía en la blenorragia arquetípica, y yo quedaba así, atávico, ayurvédico, hipnótico, resplandeciente.

La liberación de todos mis avatares con el poder de los psicofármacos me resultó insuficiente. Al lado de los carcamales de los enfermeros aniquilé mi superyó modoso, entonces di a luz una brutal reacción exotérmica originada por la entropía sináptica que el blanco tiempo me había obsequiado.

 

Y todo fue muerte.

 

 

(CC) EL SONIDO DE LOS COLORES DEL TIEMPO.

Creado luego de un brainstorm con Pepe Mantero.

Anuncios

2 thoughts on “En la mente de un loco

    • Es verdad. No hay una sola realidad sino que son varias. La cantidad de mundos posibles son al menos el número de realidades percibidas por la Humanidad, por eso vos no sos vos. Sos vos según vos, según yo, según un sano, según un loco. Y por ahí, dentro de su mundo están pasando cosas que por ahí definen ciertas cosas que nosotros no podemos ver pero que nos pasan. De alguna manera.

      Por eso los locos son los primeros sabios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s