NOCHE

El sexo ardiente le vibraba
liberándole
espíritu ferviente en solemnidad fatal
robando besos
y acumulando rojos
en el sutil incienso de su amor

y vendrán halcones
caballos
escorpiones

un vibrar constante de astros en mis versos
nubosidad cansada
e interior

la belleza venía cabalgando
con cabellera rubia
y ojos azules

brujas exóticas de deseosas muertes
venciendo y gimiendo
desde el fracaso
de una demencia total

y yo pedía piedad
pero tres ángeles se mataban.

 

(C) RICARDO H. ORTIZ


Enhanced by Zemanta
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s