CATARSIS

1.

Yo iba saltando por la noche vestido de abismo y de ángel.

Yo era brujo hacía muchísimos siglos, me hacía el amor con mis propios cantos, con mis magias, con mis glifos…

¡Me volví loco cuando saltaba por el Bosque de Cactus (que hasta ese entonces era el Bosque del Terror)! A los cactus les había salido penes gigantes y rojos. ¡O amarillos!

Ellos se erectan, cantaban, se desenraizaban para penetrar, para ensartar a otro cactus o algún animal.

Hasta que con mi magia-poema los convertí en hombres; y nos fuimos.

* * * * * * * * * * *

2.

Yo danzaba y cantaba como un bailarín de ballet entre los campos de hortensias y sandías. De mis piernas salían luces, estrellas. ¡cruces!

Mis piernas eran las manecillas del amor…

Y digo: “Si abrieran mi cuerpo como las puertas de un mueble, ¿yo cantaría como un ángel?

De pronto, mis efectos de luces se hacen asuras, sombras. Y yo río como brujo, profanando lo bello, sembrando el terror, hasta que las sombras me hacen una capucha y me tejen una sotana.

 

 

(C) de Ricardo H. Ortiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s