LAS VIRTUDES DEL DEMONIO

Estábamos tomando la leche del Demonio. Y yo sabía esto porque él había tomado forma de vaca y lo habíamos ordeñado. La leche del Diablo era riquísima, nos dejaba desnudos y con los ojos en blanco. Por varios días nuestros cuerpos quedaron brillantes.

Yo abrí la heladera de mi casa-poema y lo que encontré allí era demasiado santo. Entonces se pudrió. Cajas y cajas de leche común y corriente echadas a perder, en el acto.

Yo aparecí en Varsovia. Nunca había estado allí pero dije: “¡Ésta debe ser Varsovia!”. ¡Luego mi pene se puso rígido y se congeló! Me quedé mirando ese falo de hielo y diamante. Quería que alguien me lo esculpiera, que sacara un poco de ancho y lo dejara un poco más estético, más perfecto. Un pene para poner en lo alto y admirarlo, cobraría entrada y lo pondría en una vitrina, o en una capilla, esa era una belleza divina hasta ahora prohibida para los ojos. Y para el sexo, claro.

¡Amaba mi verga de hielo y diamante, sólo con verla me hacía delirar! Quise ver si en los demás suscitaba las mismas reacciones… Comencé a pasear.

Aspiré una fragancia mientras caminaba por los terrenos congelados de Varsovia. Un perfume que me dejó completamente tieso. ¡Y me incendió! Creí que era el perfume de otra persona y le dije: ¡Muéstrate! Fue entonces que apareció el Ángel de Varsovia. Lo supe porque él dijo: Yo soy el Ángel de Varsovia. Tenía tantos penes brillantes que parecía un puercoespín sádico, pero celestial. Era como el ornitorrinco del Cielo.

Yo lloré y reí, varias veces. Pero el Ángel de Varsovia se quedó ahí, esperando, observando. Después de todo era un ser perfecto y yo no, por eso me miraba con un gesto que destilaba aburrimiento y pena. Ese gesto hermoso entre todos esos falos que se comenzaban a pararse porque él leía el pensamiento. Yo me decía: “Este ángel debe de ser muy útil en el infierno” y con una mirada penetrante el ángel me comunicaba cosas que me dejaron estupefacto.

Comencé a cantar como un ángel mientras flotaba en el aire y tuve que confesar que tuve mucho miedo. De que el ángel perdiera su santidad y me hiciera volar a él, violentamente. ¿En cuál verga yo aterrizaría? ¿Tendrían todos esos falos algo así como un destino, tendrían tatuado un nombre? “Oh, Ángel de Varsovia, si te hubiera conocido antes te hubiera hecho una estatua, o un poema”, yo pensé. Todos sus falos se volvieron rostros y me sonrieron. Yo vi que esto era muy útil y deseé ser como él. Tener muchos penes que también pudiera usar como caras o brazos. Para poder tweetear en los momentos de cópula, chatear, o revisar el correo.

Pasaron unos segundos y él accedió. Comenzó ahí mismo la metamorfosis. Después de todo yo estaba flotando en el aire, brillando, y eso acontecía porque yo tenía poder celestial. Él comenzó a hablar en lenguas antiguas, recitó un hechizo espeluznante que comenzaba con extrañas palabras: “¡Omni vergatio…!” y lo demás no pude escucharlo, vi su boca en movimiento pero me habían puesto en Mute. Mis neuronas estaban en stand-by, por esto no me fue permitido entenderlo.

Cuando terminó de decir esas palabras, comenzaron a nacerme falos, por los ojos, por las orejas, por los labios. Mi cuerpo era una gelatina eréctil. Después mi forma se estabilizó, cuando ya no salieron más falos.

¡Yo lo comprendí todo! Y nos apresuramos a volver a la heladera de mi casa-poema. Tomaríamos allí la leche del Demonio, en esta nueva forma. Finalmente llegamos, y tomamos forma humana para recitar el último poema, con los demás. Yo serví la leche del Diablo en dos copas diabólicas en extremo, ya teníamos el cabello irisado, flotando hacia arriba y con los ojos en blanco. Entre gemidos y convulsiones nosotros bebimos la leche del Diablo. Mi habitación se llenó de hombres, faunos, hadas, brujos, magos, hechiceros; también vinieron ángeles y demonios…

¡Y me está vedado contarles lo que sucedió después!

 

 

(C) de Ricardo H. Ortiz
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE TEXTO EN CUALQUIER SITIO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR. Sólo está permitido compartir por Twitter y Facebook. Derechos de autor registrados, no plagiar. EL PLAGIO ES DELITO.

PARA COMPRAR O LICENCIAR ESTA OBRA: Haz click aquí.
Safe Creative #1012108040757

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s