Las Cuatro Pijas del Apocalipsis

Yo estaba en Twitter, boludeando. De repente tipeé: @ESTA muchas veces.

Mi sexo creció hasta hacer un hueco en la pared. Era un taladro neumático. Seguí invocando: “@ESTA @ESTA @ESTA”, inventé nuevos hashtags, y ahí pasó. Entré en trance. Las dimensiones se abrieron y llegaron los demonios pandimensionales a través de mi cuerpo. ¡Eran las Cuatro Pijas del Apocalipsis, que todo lo rompían!

Yo gocé en ese estado de trance, y así me volví adicto a mi cuenta de Twitter.

(C), de Ricardo H. Ortiz
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE TEXTO EN CUALQUIER SITIO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA DEL AUTOR. Sólo está permitido compartir por Twitter y Facebook. Derechos de autor registrados, no plagiar. EL PLAGIO ES DELITO.

PARA COMPRAR O LICENCIAR ESTA OBRA: Haga click aquí
Safe Creative #1011277948802

Anuncios

4 thoughts on “Las Cuatro Pijas del Apocalipsis

  1. Me acordé de este nuevo Blog. Mi memoria está colapsada, como la memoria virtual de mi pc.
    ¿Qué decir del texto? tan genial como quien lo escribe, sos único. Sólo vos podés escribir así. Podrán imitarte, mas nunca igualarte.
    Las cuatro pijas del Apocalipsis, el título es soberbio, y reitero, sólo a vos se te puede ocurrir.
    Me encanta esta liberación tuya. No podías seguir permitiendo que aten tus alas… nadie te las corta, las atan fuertemente para que sufras el doble. Llegó un momento donde esas alas fueron desplegadas y ya nadie puede detener tu vuelo y yo te felicito por eso.

    Un beso enorme para ti.

    • AH!!!! ROMI! Qué bueno tenerte por acá!! Ya no más fotolog, subo las cosas al WordPress porque acá sí es un espacio para comunicarse!! La gente del fotolog, del facebook, del twitter… es como que puede enroscarse en mis flashes!! De la gente que conocí en el flog, sólo quedaste vos! JEJE!!

      Así que bueno, nos seguimos comunicando por todos los medios, pero si alguna vez te dan ganas de leer un texto mío, lo vas a encontrar acá!!! BESOS!

    • AHHH!!!!! Había leído la mitad de tu comentario porque lo respondí desde el “Dashboard”. En fin, cosas de WordPress…

      Muchas gracias por tus comentarios, nena! Después de todo han pasado ya tantas cosas que no tiene sentido que siga cosiendo mis labios con alambres oxidados que no se pueden partir.

  2. Pingback: Los números de 2010 « El Sonido de los Colores del Tiempo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s