Regreso del Congreso Mundial de Ingeniería 2010

Es una noche de despedidas, comienzo a leer para no llorar. Llegamos a una terminal horrible. Estos relatos son mi escape, pero… ¿qué voy a hacer con tanta muerte? ESCRIBO. Un niño molesto no me deja concentrar, todos hablan muy fuerte, un rodillazo en mi espalda. Amo la ciudad de Buenos Aires, su intranquilidad, todo esto es lo que la define. Quiero quedarme y quiero irme. Me rompo en dos Ricardos, uno se queda y el otro se va.

Un alma que se rompe,
elevándose hacia el cielo,
y cayendo en forma de papelitos.

Pero el viento es más fuerte.

 

(Texto escrito en el viaje de vuelta)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s