Fotografía luminosa

Delirio de gardenias eterno, tú levitabas con tu sonrisa cálida y transparente.

Mi pie de plata flotando por las rosas de oro, todo mi ser brillando por mi tallo carnal asesino. Pero tu canto me llenó de tijeras, de azucenas, y yo canté así, frágil y desnudo, plateado. Transparente.

Y apareció una doble espiral (de rojas maripositas) que me hizo el amor cuando se terminaron los signos.

(c) de Ricardo H. Ortiz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s